Consejos para mantener tus gafas graduadas en buen estado

20171116_consejos_cuidado_gafas

Tan importante es utilizar unas gafas correctamente graduadas como cuidarlas, ya que el no hacerlo puede suponer un problema de visión. Mantener los cristales limpios y sin ralladuras servirá para ver mejor y centrar la vista donde realmente lo necesitamos. Es por ello que gracias a los siguientes consejos podrás mantener tus gafas graduadas en buen estado. 

Las gafas siempre limpias

Tener las gafas sin suciedad ayudará a que la miopía o el astigmatismo no siga avanzando. Además, es importante mantenerlas centradas y ajustadas para asegurar la máxima calidad de visión, lo que ayudará a prolongar la vida útil de tus gafas graduadas.

Con qué limpiar tus gafas graduadas

Tenemos a vuestra disposición una gran variedad de marcas de limpiadores líquidos en spray para llevar en el bolso o dejar en el escritorio o la mesilla de noche. Los pasos para cumplir con la limpieza de una forma correcta serían:

  1. Aplica el líquido limpiador o spray sobre los cristales
  2. Frota suavemente ambas caras de los cristales con un paño de microfibra o una toallita húmeda
  3. Seca los cristales con papel higiénico, pañuelo desechable o una toallita
  4. Asegúrate que todas las partes metálicas quedan bien secas

Cómo limpiar tus gafas graduadas

Es muy importante sujetar bien las gafas para evitar que se rompan o desajusten las varillas. Si la tomas de un lado y limpias el contrario (algo muy usual), el puente hace demasiada presión y se puede quebrar al medio. En el caso de usar gafas sin montura o “al aire”, además, se puede astillar el cristal.

Cómo ponerse y quitarse las gafas

La incorrecta colocación de tus gafas graduadas puede causar que las varillas poco a poco se vayan desajustando, que forcemos el material y que incluso se nos caigan al suelo si no tenemos cuidado. Siempre tenemos que usar ambas manos para quitar y poner los lentes. Si lo hacemos con una sola mano estaremos forzando la bisagra del lado contrario. Esto hace que la siguiente vez que la usemos no sujeten bien o incluso se rompan.

Consejos adicionales para cuidar tus gafas graduadas

Además de la limpieza y el transporte hay algunos consejos más que te pueden ayudar a cuidar tus gafas:

  • No las apoyes boca abajo en una mesa o escritorio.
  • Evita la exposición al calor extremo.
  • No uses la ropa para limpiar los cristales (sobre todo jeans, lana o punto).
  • Cada algunos meses sería bueno llevar las gafas a tu óptica +Visión para una limpieza profunda.
  • Si las varillas están muy apretadas o demasiado sueltas, acércate a tu óptica +Visión más cercana para que las reparen.

¡El fin de las gafas caras!